Fisiología: Importante avance de científicas argentinas
Antipsicóticos: develan por qué pueden conducir a la diabetes

Al actuar en el páncreas, pueden "descalabrar" el control de la secreción de insulina

La preocupación de los psiquiatras data de hace varios años: venían observando que, cuando se administran en forma crónica, los fármacos antipsicóticos que se indican en la esquizofrenia y otros cuadros de delirio pueden conducir al desarrollo de síndrome metabólico o diabetes.

"Es como un descalabro fisiológico total -dice el doctor Sergio Strejilevich, jefe del Programa de Trastornos Bipolares del Instituto de Neurociencias de la Fundación Favaloro-. Las guías de tratamiento han considerado este problema en los últimos cuatro años y algunas decisiones terapéuticas se toman teniendo en cuenta no sólo los beneficios, sino también los riesgos de esta medicación."

Ahora, un equipo de investigadoras del Conicet en el Instituto de Biología y Medicina Experimental, liderado por la doctora Damasia Becu de Villalobos, acaba de encontrar la explicación de este rompecabezas fisiológico: según muestra un estudio en ratones mutantes que acaba de publicarse en la revista Endocrinology , la intolerancia a la glucosa es consecuencia del bloqueo que ejercen estos fármacos en receptores del neurotransmisor dopamina ubicados no en el cerebro, sino en el páncreas, donde ejercen una suerte de "control fino" de la liberación de insulina, la hormona que facilita el ingreso de la glucosa en las células.

Por su imortancia, el trabajo, cuya primera autora es Isabel García Tornadú y que también firma Ana Ornstein, entre otros, fue destacado en la revista Endocrine News, que llega a toda la comunidad médica de los Estados Unidos.

"Para apaciguarlas y equilibrar sus circuitos cerebrales, a las personas que padecen esquizofrenia y otras psicosis se les administran fármacos [los típicos son el halopidol y el haloperidol , los atípicos, la olanzapina y la clozapina ] que bloquean los receptores dopaminérgicos -dice Becu de Villalobos-. Como nosotros teníamos ratones mutantes (desarrollados por Marcelo Rubinstein, del Instituto de Investigaciones en Ingeniería Genética y Biología Molecular) que carecen precisamente de esos receptores y veíamos que desarrollaban diabetes, decidimos investigar por qué ocurría."

Primero observaron que los ratones mutantes desarrollaban tumores de hipófisis y eran enanos, y postularon que el receptor dopaminérgico participa también en la secreción de la hormona de crecimiento.

"Entonces Isabel me dijo -recuerda Becu de Villalobos-: «Si tienen poca hormona de crecimiento también tienen que tener alterado el metabolismo de la glucosa»."

Enseguida, trabajos realizados en el país y en Canadá mostraron que García Tornadú estaba en lo cierto: sin receptores dopaminérgicos, los ratones carecen del mecanismo de regulación de la insulina. Si esto se mantiene durante largo tiempo, "agota" a los islotes de Langerhans (la unidad que produce insulina en el páncreas). "Lo más interesante es que siempre se pensó que los antipsicóticos actuaban solamente en el cerebro -explica García Tornadú-, pero hoy se sabe que también están en el páncreas. Por eso, cuando se indica una droga de éstas, también hay que tener en cuenta sus efectos en el sistema nervioso periférico."

Según el doctor Enrique Stein, presidente del Capítulo de Psicotrauma de la Asociación de Psiquiatras Argentinos, los antipsicóticos se utilizan a largo plazo en las esquizofrenias juveniles y en adultos. "No para el episodio agudo, sino para mantener la estabilidad emocional y eliminar cuadros delirantes -dice-. A veces, hay un uso exagerado, cuando se los indica como tranquilizantes en personas que claramente no tienen psicosis."

Para Strejilevich, estos resultados confirman que la elección de la medicación es compleja, porque hay pacientes que no toleran los antipsicóticos que menos síndrome metabólico producen. "¿Con qué droga empezamos? -se pregunta-. Porque si llega a funcionar la que elegimos, después hay que continuar. Es un problema en cuya solución este trabajo tendrá un gran impacto."

Según Becu de Villalobos, no se trata de privar al paciente de la medicación que lo ayuda, sino de estar alertas, para prevenir o retrasar la aparición de la diabetes. "Tal vez en el futuro la industria farmacéutica logre producir antipsicóticos más precisos, que sólo bloqueen los receptores dopaminérgicos del cerebro y no los periféricos", concluye.

Fuente: Nora Bär  LA NACION

 

 


Estadísticas
Se necesita el Plug in de Flash; si no lo tiene haga click aquí

Marca registrada  Nº 2329848. Varelaenred, está diseñada y mantenida por Roberto Tobares
Copyright 1999-2009 - Todos los derechos reservados.- Hosteado en Mesi.com.ar
Creative Commons License Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.
subir Se permite la copia textual y distribución de los artículos en su totalidad a través de cualquier medio, siempre que no tenga fines comerciales, mencionando la fuente y autores.
De acuerdo a la Ley 11.723 se deberá mencionar el nombre del autor, adjunto a la publicación de la fotografía. Se agradece respetar la mencionada normativa