Eficacia y seguridad de los agentes hipoglucemiantes orales

Ventajas y desventajas respecto de diversos parámetros

Dres. Bolen S, Feldman L, Brancati FL y colaboradores
SIIC
Annals of Internal Medicine 147(6)Sep 2007

Introducción

La morbilidad asociada con la diabetes mellitus tipo 2 (DBT2) y su prevalencia muestran aumento en todo el mundo. Los estudios acerca del tratamiento de esta enfermedad han demostrado que el control adecuado de la glucemia reduce el riesgo de complicaciones de la microcirculación; por el contrario, son discutibles los resultados del tratamiento sobre el riesgo de lesiones de la macrocirculación. Además, la disponibilidad de nuevos agentes hipoglucemiantes por vía oral plantea dificultades adicionales a los profesionales, que deben optar por indicar fármacos más antiguos o aquellos de uso más reciente y costosos.

Las escasas revisiones sistemáticas y los metaanálisis que han comparado los efectos de los diversos hipoglucemiantes para administración oral (HO) entre sí se han centrado en objetivos limitados, como el descenso de los niveles plasmáticos de hemoglobina glicosilada (HbA1c) o de los lípidos, en los pacientes individuales. Se carece de información sobre otros resultados trascendentes, como la modificación del riesgo de complicaciones y el perfil de seguridad de los fármacos. Por consiguiente, la presente revisión sistemática se centra en la comparación de los beneficios y las desventajas (eventos adversos) asociados con las distintas clases de HO, disponibles para tratar la DBT2.

Metodología

Se realizó una búsqueda sistemática en las bases de datos electrónicas MEDLINE, EMBASE y The Cochrane Central Register of Controlled Trials, desde su inicio hasta enero de 2006, para identificar todos las publicaciones originales, y hasta noviembre de 2005, para localizar las revisiones sistemáticas previas. También se realizaron búsquedas en la lista de referencias de los trabajos originales y las revisiones y en 15 publicaciones periódicas. Se revisó la información sobre ciertos fármacos, disponible en el sitio de Internet de la Food and Drug Administration (FDA), los datos no publicados aportados por las compañías farmacéuticas y aquellos hallados en registros públicos de ensayos clínicos. La estrategia de búsqueda se limitó a trabajos en idioma inglés, que hubieran incluido participantes adultos.

Se seleccionaron los estudios originales, en los que se evaluaran los beneficios y los riesgos del empleo de fármacos autorizados por la FDA para el tratamiento de la DBT, por vía oral, disponibles en el momento de la realización de la presente revisión. Se excluyeron los trabajos en que se utilizara la combinación de 3 agentes hipoglucemiantes o sulfonilureas de primera generación.

Los autores examinaron los principales resultados clínicos (por ejemplo, la mortalidad por todas las causas, la morbilidad y la mortalidad cardiovasculares [CV] y las lesiones de la microcirculación) sólo en los ensayos clínicos aleatorizados y controlados; otros criterios de valoración intermedios (entre ellos, los valores plasmáticos de variables fisiológicas, el peso corporal, la presión arterial, etc.), y los eventos adversos (EA) también se examinaron en los estudios observacionales, debido a que pocos trabajos con la metodología anteriormente descrita valoraron estos aspectos.

Dos revisores extrajeron los datos de manera independiente; la solidez de las pruebas presentadas por los trabajos seleccionados (216 ensayos clínicos y estudios de cohorte y 2 revisiones sistemáticas) se calificó como elevada, moderada, escasa, muy escasa o insuficiente.

Resultados


Efectividad comparada de los HO para reducir el riesgo de complicaciones vasculares y la mortalidad.

Los revisores no hallaron pruebas concluyentes acerca de la eficacia comparada de los HO sobre la mortalidad por todas las causas, la morbilidad y la mortalidad de etiología CV, la arteriopatía periférica, la neuropatía, la retinopatía o la nefropatía.

Un ensayo aleatorizado reciente (ADOPT) notificó menor incidencia de eventos CV (insuficiencia cardíaca congestiva [ICC] e infarto agudo de miocardio [IAM] no fatal) entre los pacientes tratados con gliburida, en comparación con los que recibieron rosiglitazona o metformina (p < 0.05). El análisis provisional de los datos de otro estudio (RECORD) indicó mayor riesgo absoluto de ICC (1.7%) y, en consecuencia de muerte, al utilizar rosiglitazona y metformina, respecto del uso de alguna sulfonilurea y metformina (0.8%).

Efectividad comparada de los agentes hipoglucemiantes para mejorar resultados intermedios.

Se hallaron pruebas de solidez moderada a elevada respecto de la similitud de la mayoría de los HO (metformina, sulfonilureas de segunda generación, repaglinida y tiazolidinedionas) para mejorar el control de la glucemia; empleados en monoterapia, estos agentes reducen 1% los valores de HbA1c. Según pruebas de escasa solidez, la nateglinida y los inhibidores de la ?-glucosidasa tendrían efecto de menor magnitud sobre este parámetro, mientras que la combinación de diferentes fármacos produce mayor descenso porcentual que la monoterapia. La solidez de las pruebas fue moderada en el sentido que tanto las tiazolidinedionas, la metformina y las sulfonilureas tienen efecto mínimo sobre la presión arterial sistólica (descenso promedio < 5 mm Hg).

Respecto de la modificación del perfil lipídico, en comparación con los demás agentes hipoglucemiantes, las tiazolidinedionas muestran repercusión beneficiosa sobre los niveles de colesterol asociado a lipoproteínas de alta densidad (HDLc [high-density lipoprotein cholesterol]; incremento medio relativo de 3 mg/dl a 5 mg/dl), pero desfavorable sobre aquellos de colesterol asociado a lipoproteínas de baja densidad (LDLc [low-density lipoprotein cholesterol]; aumento medio relativo de 10 mg/dl), de acuerdo con las pruebas de solidez moderada. La metformina disminuye los niveles de LDLc en aproximadamente 10 mg/dl y los demás fármacos HO no afectan de modo significativo esta variable fisiológica. La trigliceridemia mostró descenso al utilizar pioglitazona, metformina, sulfonilureas o repaglinida, pero la rosiglitazona fue el único compuesto que aumentó sus niveles, aproximadamente en 10 mg/dl, según ensayos controlados con placebo.

Según comparaciones directas o con placebo, la mayoría de los agentes produce aumento del peso corporal, de entre 1 kg y 1.5 kg, excepto la metformina, que no lo modifica.

Comparación del riesgo de EA

Numerosos ensayos clínicos aleatorizados y controlados y varios estudios observacionales han demostrado que los episodios de hipoglucemia leves o graves son más frecuentes cuando se utilizan sulfonilureas de segunda generación, en especial la gliburida, que al emplear metformina o tiazolidinedionas. El riesgo de hipoglucemia fue similar entre la repaglinida y las sulfonilureas y más elevado al combinar estas últimas con otros compuestos, que al indicarlas como monoterapia.

Por otra parte, la metformina se asoció más habitualmente con trastornos gastrointestinales (náuseas, vómitos, flatulencia y dolor abdominal) que los demás HO (diferencia promedio del riesgo absoluto entre los grupos del 5% a 15%), aunque la tasa de acidosis láctica no difirió entre todos los agentes, de acuerdo con una revisión sistemática que analizó 176 ensayos comparativos.

Las tiazolidinedionas se asociaron con mayor probabilidad de edema que la metformina o las sulfonilureas (diferencia de riesgo absoluto entre el 2% y 21%). La evaluación de otros EA relacionados con las tiazolidinedionas resultó dificultosa debido a la escasez de información; sin embargo, es posible que estos agentes se asocien con mayor frecuencia de ICC, anemia leve y elevación de las enzimas hepáticas (con riesgo absoluto < 3%), que los otros compuestos.

No se dispone de suficientes estudios para comparar el perfil de seguridad de las meglitinidas con los demás HO. Ningún trabajo ha informado la aparición de reacciones graves de hipersensibilidad a los fármacos hipoglucemiantes.

Discusión y conclusiones

De modo ideal, los fármacos para tratar la DBT deberían reducir las complicaciones vasculares y la mortalidad de los pacientes. Los autores de la presente revisión sistemática no hallaron pruebas definitivas respecto de estos resultados, por lo que examinaron los efectos del tratamiento sobre criterios de valoración intermedios y los EA.

De acuerdo con la información hallada, la metformina produjo resultados equiparables o superiores a los demás agentes HO actualmente disponibles.

Las sulfonilureas de segunda generación también resultaron satisfactorias, aunque se asociaron con mayor riesgo de episodios de hipoglucemia.

Ambas clases de compuestos compartieron 3 ventajas adicionales, en comparación con los otros fármacos hipoglucemiantes: menor costo, mayor experiencia con su empleo en la práctica clínica y evaluación más exhaustiva en ensayos clínicos a largo plazo.

Si bien las tiazolidinedionas se asociaron con menor probabilidad de inducir hipoglucemia y aumentaron los niveles de HDLc, no tuvieron efecto sobre el control de la glucemia de mayor magnitud que otros agentes y presentaron otras desventajas (elevación de los valores de LDLc, aumento de peso y riesgo de ICC).

Estas conclusiones sustentan las recomendaciones de la American Diabetes Association y de la Diabetes Federation respecto de la preferencia de la metformina como farmacoterapia de inicio para los pacientes con DBT2. Dado que para lograr el control óptimo de la glucemia muchos pacientes requieren el uso simultáneo de varios fármacos, la presente revisión confirmó el efecto aditivo de los HO sobre el descenso de los niveles de HbA1c, pero también sobre el riesgo de EA. Aunque no mostraron superioridad en relación con los compuestos más nuevos, las sulfonilureas aún constituyen una alternativa razonable como tratamiento de segunda elección, en especial cuando se considera el costo de los fármacos.

Los hallazgos de este trabajo, actualizado y exhaustivo, concuerdan con aquellos de revisiones anteriores sobre la repercusión de los HO sobre objetivos intermedios, como los valores plasmáticos de HbA1c, los lípidos y el peso corporal.

Un metaanálisis reciente informó sobre la asociación entre el uso de rosiglitazona y el riesgo de IAM; sin embargo, ese trabajo presentó numerosas limitaciones metodológicas. Además, la presente revisión no halló ninguna prueba concluyente de que el tratamiento hipoglucemiante aumente la morbilidad o la mortalidad CV, más allá de la posibilidad de ICC al emplear las tiazolidinedionas.

Los autores señalan algunos aspectos relacionados con los EA: el edema de papila fue asociado con el uso de rosiglitazona en varios informes de casos, que fueron excluidos del análisis de esta revisión. De modo similar, numerosas series de casos han notificado episodios de acidosis láctica vinculados con el tratamiento con metformina; estos eventos se observaron en pacientes con comorbilidad cardíaca y renal, muy pocas veces incluidos en los ensayos aleatorizados y controlados, por lo que no puede descartarse la posibilidad de que este fármaco aumente el riesgo de acidosis láctica en esa población.

La presente revisión tuvo algunas limitaciones: 1) muchos ensayos, especialmente aquellos referentes a los agentes más nuevos, tuvieron duración menor de 1 año; 2) los datos de la comparación directa entre diferentes fármacos o regímenes combinados fueron escasos; 3) la notificación de EA distintos de la hipoglucemia fue insuficiente y, por lo general, su definición fue variable y, 4) la exclusión de las series de casos pudo favorecer la omisión de resultados adversos.

Los revisores señalan que, en comparación con los compuestos más nuevos y costosos (tiazolidinedionas, inhibidores de la ?-glucosidasa y meglitinidas), los agentes más antiguos (sulfonilureas de segunda generación y metformina) muestran efecto similar o superior sobre el control de la glucemia y otros factores de riesgo CV, como la presión arterial, el peso y el perfil lipídico. Cada uno de los HO se asocia con ciertos EA, que deben valorarse en relación con sus ventajas. En términos generales, la metformina posee la relación riesgo/beneficio más favorable. Se requieren ensayos comparativos de gran tamaño y mayor duración que examinen resultados clínicos trascendentes para definir el papel de los distintos HO en el tratamiento de la DBT2.